Ves al contingut principal

¿A dónde quiero ir?

Me gustaría ser capaz de analizar cada una de las creencias que llevo acumuladas en mi mente, de las cuales no soy consciente y una vez analizadas poder decidir con cuales me quedo y cuales son un lastre en mi camino; ya que de la mayoría de ellas no soy consciente, hasta que he reaccionado y pasado el suceso que me ha hecho reaccionar.

La mayoría de estas creencias están allí desde el principio y ni siquiera recuerdo qué ocurrió para que se instalara allí, pero se que me quitan flexibilidad a la hora de actuar, en el momento de tomar decisiones o de ver de manera equidistante las cosas que pasan a mi alrededor, y aunque se que me gustaría poder prescindir de mi momento de visceralidad a la hora de reaccionar a los hechos también se que quiero seguir siendo sensible a todo lo que afecta a este mundo, a todas las acciones agresivas e inhumanas que se llevan a cabo, sea contra mis conciudadanos, contra ciudadanos del otro extremo del planeta, contra un árbol o contra el océano.

Me gustaría tener la capacidad de comunicar que la ausencia de odio es amor, y es el mejor regalo que podemos hacernos a nosotros mismos, ya que una vez que sepamos amarnos a nosotros sin condiciones, y perdonándonos nuestras debilidades, sabremos amar al resto, sin inflavaroralos por cuestiones tan absurdas como tener un color de piel distinto al nuestro, habré sido educados en unas costumbres o una religión determinada; saber aceptar las diferencias no nos debería separar, sino enriquecernos los unos a los otros, hacernos más sabios y más flexibles, compartir y vivir en armonía nos debería enriquecer cada día más.

La cultura y el conocimiento nos abren la mente a nuevas opiniones, a estudiar nuevos puntos de vista; porque lo que vemos y pensamos es solo nuestra opinión, basada en nuestras experiencias y vivencias, por tanto no podemos actuar únicamente desde nuestras opiniones ya que la persona que tengamos enfrente tendrá “otra verdad” que realmente será su opinión, basada en las experiencias y vivencias que haya tendido. De ahí que no haya una “verdad”, una “realidad” sino tantas como individuos hay en el mundo, y por tanto sólo desde el amor incondicional al ser humano será posible la convivencia plena, sin conflicto, sumando, no restando.


Es muy importante no resignarnos. Creer que podemos cambiar las cosas. No quiero renunciar a la utopía.

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Convivencia multigeneracional y multicultural

Desde la gestión de Recursos Humanos, o cualquiera que lidere un equipo, el mayor reto actualmente reside en una gestión adecuada de las distintas generaciones que conviven en el equipo, y de las distintas culturas.
Baby Boomers, Generación X y Milenials; distintas formas de pensar y de ver la vida. Normas, plazos o inmediatez, tres conceptos que se deben gestionar a la vez, pero todo ello aderezado con una alta incidencia de interculturalidad debido a los indices de inmigración que se han producido e los últimos quince años.
Todos estos ingredientes son los que hacen necesario que quienes van a liderar estos equipos tengan herramientas cada vez más complejas en mediación para actuar de guía entre sus miembros; fomentar la consideración a todas las opciones, sabiendo apreciar lo que puede aportar cada uno y poner en valor la capacidad de todos para desaprender y aprender en un continuo.
No dar la espalda a la diversidad y asegurarse de que todo el mundo conoce las perspectivas, las difer…

No són musulmans, són terroristes!

De la mateixa manera que tenim molt clar que no tots els capellans catòlics són pederastes, que els que abusen dels nins i nines que tenen baix de la seva cura espiritual són uns quants, però que fan molt, molt de mal, i el nostre objectiu ha de ser aconseguir que tots ells acabin a les presons purgant el gran pecat.


També sabem que no tots els homes són uns maltractadors i assassins de dones, sinó que són uns quants qui són uns terroristes domèstics que destrueixen tot quant  de valor humà entre en contacte amb ells, només per fer valer la seva supremacia, i per tant aquests són als que hem de combatre i erradicar de la nostra societat.

Tampoc ningú s'atreviria a dir (ni pensar) que totes les persones amb idees polítiques de dretes són uns fascistes, que s'alimenten d'odi per tot el que és diferent

Per tot això tampoc no hauríem de posar dins el mateix sac a tots els musulmans, segur que hi ha molts d'imans que l'únic objectiu que tenen és mostrar el camí de l'am…